ana dominguez

Fallen angel

 

Traigo, por fin, las alas 
rasgadas, cenicientas. 
Ángel otrora, el hado 
venció mi resistencia 
y al abismo arrojome. 

Dolor es lo que traigo, 
y furia, y sufrimiento 
eterno, y, sin embargo, 
placer, mas tan oscuro, 
que es tu eterno tormento... 

Ya no puedo salvarme. 
Lo sé. Ya no lo anhelo. 
Quiero desposeerme, hacer lo mismo 
con tu cuerpo, tu alma, desprenderte 
de aquello que te ata... 

Muerte 
es lo que traigo. 
Destrucción de la luz, 
la luz que viola 
los rincones oscuros de la mente. 

Sirena encadenada, 
sierva eterna de Hades, 
le cantaré a la muerte, 
con las alas perdidas, 
desde el abismo eterno en que te encuentro. 

Eterna tejedora, y hechicera. 
Te traigo mi veneno, solamente, 
la eterna rendición a los instintos, 
y el beso de la muerte. 
Solamente. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.