Blas Roa

Cuando presumo.

Puede que no sepa cuanto me consumo,

pero su voz me despertó la ciencia, 

el animo cojitranco tras el espejo

y una luna colgada del cielo de otro mundo.

 

Sabría quizás, cuan bellos son sus ojos

pero no detallo tanto ni poco,

me muero cada vez que quiero

y  extraño hasta sus estornudos.

 

El Diablo me hizo una apuesta en ventaja

me pidio las manos y el pescueso

jamás le daría algo satán

que no valga lo que haces cuando sonríes.

 

Y Dios leyó mis canalladas

casi nunca algo le escribo por recordar

te amo, porque al odiarte es mas fácil amar

te odio porque nunca te veo queriendo.

 

Y aun con el obturador hecho trizas

me hizo una foto con los labios

que me dejo cuan gato de tejado

pegado al cielo de su cornisa.

 

Temo perderte entre las mujeres que olvido

solo soy alfombra y no tapete

algo mas que un idiota

un loco que por quererte resucita.

 

Blas Roa

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.