Sergio Jacobo "el poeta irreverente"

¡Y SIN EMBARGO TE ESCRIBO!

En esa cama tan grande
donde el vacío hizo mella,
en esa almohada blanca;
allí quedó tu nombre.

Libra *M*.



…¡y sin embargo ten escribo!
Y sin embargo te nombro,
en el momento que mi reloj de pulso
detuvo su tic-tac
recuerdo tu nombre
que escribo con el silencio de mis labios
¿por qué…? ¿ Qué es un nombre?
sólo letras repartidas en un papel en blanco;
no quiero saber cómo te llamas
los nombres humillan la razón…

hablémonos con las señas de las manos
que nuestra piel responda a cada espasmo,
llamémonos deseo, pasión locura,
vaso de agua, coca cola,
inventemos mil nombres para amarnos.

Comentarios3



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.