Sergio quevedo

Mi testamento

Mi tiempo se consume como el fuego de una vela,
las rosas ya no tienen olor,
las naranjas ya no tienen sabor,
los colores chillones ya no gritan y solo hay silencio,
la muerte se acerca y la presiento,
respiro el ultimo soplo de aliento,
mientras saco del cajon mi testamento,
os echare de menos, no os miento,
pero tambien ver un amanecer,sentir en mi cara la brisa del viento....

No me arrepiento de haberos conocido,
amigos queridos,gracias por dejar de ser desconozidos,
os pido que cuideis de los mios hasta que desvanezcan vuestros latidos...
Aprovechar la vida, que se pasa en un parpadeo,
no os compareis con los demas,que para eso ya esta el resto,
cuidar a mis textos como si fuesen trofeos,
pues ahi encontrareis paseos por mi mente,
y como con un folio me peleo constantemente.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.