Abel Niquinga Ruiz

MUJER:

MUJER:

Yaces sobre el limonero desnuda, con el

amor tatuado de mi piel

a pesar que el muelle carcome las nubes

 

bebes la postrera voz añil

de desbocado antojo pretérito, y

escondes en la aldeana madrugada, las

imágenes de la mano que teje

los afectos de “humanas noches”

............

romanza de mi pupitre, añeja tus labios en mis versos y

niégame la muerte por tu vida, que

arrancaré los rastrojos de otros leños, de

ingrávidos amantes ajados, para

cultivar el último beso

que calce en los páramos de antaño, y

apercibir tu remoto bezo, que gime debajo del tejado

............

utopía de mi higuera

sabor tórrido del ayer

invocas un fogoso cuento

tiznado por las calles de “Ariel” o “brotas” el

numen, de arroyo canicular

............

incineras amor labriego, de

golosa virtud infantil, rezas en la llanura, esa

liturgia matinal, y me

arrumas al lumen retobado, de la

locura cautiva en el pajonal, para sembrar los “vicios”

obrera de mis remansos...

 

bajo un sueño de “cera”...

 

Víctor Abel Niquinga Ruiz.

2003 – V – 16                        20:30



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.