Geovani

Cae sobre ti el crepúsculo.

Se siente el encantamiento,

De tus besos en el viento,

Que pasa sobre las rosas,

Revolotea entre las mariposas.

 

Sobre las azucenas que florecen,

Entre los suspiros que crecen,

Entre los solitarios trigales,

Entre los recónditos rosales.

 

Mientras nos cubren las nubes de seda,

Con la sombra de armonía eterna,

Como lo hace el aroma de la rosa,

Con sonidos de poesía perfecta.

 

Amor que irradias profunda y sincera,

Que resalta ante el paisaje tu nobleza,

Dejas en silencio a la primavera,

Mientras transitas por la senda.

 

Y te cubre sutil la lluvia de la tarde,

Derrochas tu amor bajo el atardecer constante,

Entre las gotas como pequeños cristales,

Te acaricia el viento tierna y suave.

 

Y tu bello reflejo sobre los manantiales,

Hace que el canto inmaculado de las aves,

Se escuche entre el abundante ramaje.

 

Y logro vislumbrarte entre el paisaje,

Sentir tu dulzura emocionante,

Tu brillo reluciente de diamante,

Entre los olmos inalcanzable.

 

“Eres ternura amable, dormida entre el paisaje,  en el crepúsculo que cae sobre ti constante.”

 

 

Comentarios1

  • Edmée Cobo Giancáspero

    Muy bonito, entre azucenas, suspiros y rosales y la naturaleza toda



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.