princesa de un cuento infinito

DIVINA NIÑA

EN EL JARDIN DE FLORES LIMPIAS,

DONDE EL ALMA AUN ES INOCENTE,

Y LAS PALOMAS REPOSAN ALREDEDO SUYO,

NACES TU NIÑA MIA,

NACES TU DIVINA NIÑA.

CON TU ALEGRIA SIN PAR,

CON TU CORAZON ENAMORADO,

CON LOS LABIOS ROSADOS,

Y CON LOS OJOS RASGADOS,

DIVINA NIÑA,

INSPIRAS LA PRIMAVERA,

DIVINA NIÑA,

INSPIRAR LA PROSA Y LA MELODIA.

COMO QUISIERA YA ENTONCES,

RETROCEDER EL TIEMPO,

Y DEJAR DE VOLAR TAN ALTO,

Y QUEDARME CON LAS NUBES BLANCAS EN MI REGAZO,

PARA AMAR,

PARA CONQUISTA,

PARA DECLARAR,

DIVINA NIÑA,

DIVINA SINFONIA.

POR EL SER HUMANO NACE Y CRECE,

Y AL CRECER AÑORAMOS,

SER NIÑOS DE VUELTA,

SER NIÑOS Y CONSERVAR LA NATURALEZA



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.