manuc

Itinerario

 

 

Sobre la alborada de mi primaria noche
volví al encuentro de mi primitiva tea
la voz templada, el rostro sereno
dueño del tiempo y de lo vasto.
Se hundia como un puñal
clavado en mi cabeza
la certeza de sus palabras

La notable convicción
me recorrian como un rio.
Lo miraba hechizado y a la espera
de su postura señorial marcando
sin dilapidar las palabras
el camino sensato, juicioso
envuelto en un sortilegio
único y fascinador.

Derrochaba amor y firmeza
Gallardo pero no soberbio.
Con que naturalidad
nos comunicaba su afecto.
Sin atropellos ni vacilante
nos impartia su mirada alterna.
armonizaba las discrepancias
con mesura sin opresión
sólo con los mutuos respetos

El día en que partió aún me duele.
No pude permitirme el llanto
Patético, lo observaba. Mi mente en blanco
A la espera que todo eso no fuese cierto
alguna argucia y que en un momento
oportuno y adecuado, todo era teatral
y concluyera con un fuerte aplauso.
Pero no hubo telón ni entusiasmo.

Maldije toda mi vida ese año.
¡Y tanto me costó levantarlo!

Y hoy ya, al final de mi itinerario
paladee algo nuevo sobre mis labios,
mis ojos empapados, lloraban
llantos que guarde estos años.

Comentarios2

  • Jose de amercal

    hermoso poema ,te felicito

    jose

  • manuc

    Muchas gracias Jose por tu aporte generoso.
    un saludo cordial.
    manuc



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.