Klandestino

Sorte

Hasta unos ojos cerrados

Podrían ver claramente

En la oscuridad pálida

De este amanecer abismal

Con las bocas secas y sangrientas

Jadeando

Perdiéndose en lo grisáceo

Del aire que empapa

Entre cuerpos sudorosos

Que tratan de evocar

El fuste y ajuste

Rítmico

De los cueros vibradores

Contaron que solo aquí venia la mas pura

La de ojos claros

La mestiza

La azabache

Entre los cantos de almas

Que pierden la ubicación de lo sagrado

Mezclándose con el fuego

El grito

El murmullo que se convierte en plegaria

Cuando mas de un par de labios en éxtasis

Lo pronuncian

Lo viven

Lo entregan

Estamos aquí tan lejos del cielo

Como del infierno

Pero tan cerca de dios

Como del demonio



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.