Geovani

El mar es la tinta, el límite es el cielo.

Yo soy el mar y tú eres el cielo,

donde nos unimos, donde juntos remontamos el vuelo,

se funden los colores en el mar con suaves movimientos,

donde todo es tranquilo para los dos, todo está quieto.

 

Día a día, noche a noche, beso a beso la primavera se acerca,

bajo las flores del cerezo, amándonos en ésta noche plena,

nuestro amor en las caricias y un beso que por el mar navegue,

en la lluvia de amor que cae como diminutos copos de nieve.

 

El romanticismo todo lo ha cubierto,

se apodera de todo nuestro amor, hasta del viento,

en tu boca deposito mis besos, uno a uno muchas veces,

caen sobre tu cabello hojas pequeñitas de los cipreses.

 

A lo lejos aún quedan nuestras huellas en la playa,

aún no las borra en mar, ni nuestros nombres en la arena,

no toca a la osa mayor llena de tu luz blanca,

esa luz que opaca las velas que iluminan nuestra casa.

 

De tus labios hermosos nacen tan bellas palabras,

versos que dan vida a nuestro amor y a la esperanza,

todas las estrellas vienen a verte desde lo lejos del espacio,

llena nuestro amor todo el ambiente, parece un monte nevado.

 

Todo a tu lado es tan sencillo, nada es complicado,

tu amor me da fuerza y esperanza, eres todo lo que siempre he amado,

caminamos de la mano y abrazados toda la noche,

se funden en una sola nuestras voces.

 

Nos acercamos cada vez más a nuestro hogar con cada paso,

palabras románticas escapan sutilmente de nuestros labios,

rompen levemente, por algunos instantes el silencio,

crece más nuestro amor que matiza tus bellos ojos negros.

 

Se unen a las caricias que uno al otro nos hemos impreso,

gobiernas, con tus miradas todos mis pensamientos,

miramos la luna a lo alto sentado sobre las piedras,

y escribimos nuestros nombre sobre la arena.

 

Entramos a nuestra habitación y cerramos la puerta,

en la ventana se reflejan las sombras de las palmeras,

me encanta sentir tu boca, tus labios, tus besos,

sentir tu calor, sentir la ternura de tu aliento.

 

Entre las sombras de la noche se propagan mis deseos,

tenerte conmigo, entre mis brazos eternamente, sentir tu deliciosos besos,

felizmente mi alma, con todo mi amor te escribe,

te ama, para amarte vive, el mar es la tinta, el límite va más allá del cielo.

 

“Tiempo desaparecido e inconstante, al contemplar tu belleza tan sólo unos instantes, un tiempo corto antes de besarte, escribir para ti la manera mas que imposible de amarte, sueños tan hermosos contigo, todos increíblemente preciosos y lindos, esos que cada noche soñé al enamorarme, mañanas tan bellas que en tus brazos llego a despertarme, llenándote de caricias, de besos, de un amor que por ti es insaciable.”



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.