Sergio Andrés Pastor

Claridad Cobriza

A través de mis párpados se filtran algunos rayos de luz, que me hacen ver un color cobre.

Acto seguido, estos se abren, y mis brazos tienden a desenredarse.

Mientras dormía, abrazaba algo contra mi pecho. Esperanza de seguir durmiendo, para seguir abrazándole en un sueño.

Pero luego, le veo de nuevo con su sonrisa serena, y el brillo característico de sus pupilas.

Baja la mirada, y sigue abrazándome.

Me vuelvo a despertar. Ya se hizo tarde.

Pasa un día, como muchos, y llega otra noche. Sin novedad, pasa como cualquier otro.

Lejos de ella, vuelvo a dormir con mis brazos entrelazados.

Está de nuevo ahí, como la noche anterior.

De nuevo con su sonrisa.

Y luego, de nuevo, la claridad cobriza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.