Elizabeth Gonzales

NACIENDO EN DETERMINACIÓN

¡Cobarde¡

Mil veces repetía;

asistía al campo de batalla,

con escudo y espada,

pero sus miembros no se movían.

 

¡Cobarde¡

_Muévete_ y se reprimía,

su rostro fruncido,

reflejaba mucha ira

por su mounstroso perplejo.

 

¡Cobarde¡

Tus camaradas mueren,

sus pechos sangran

pero tú inmóvil.

¿Por qué tirita tu alma?

 

¡Cobarde¡

Las fuerzas te abandonan

como tú abandonas tu palabra,

entregada,

hoy magullada.

 

¿Cobarde?

_¡Jamás cobarde,!

le hierve la sangre,

resuenan sus huesos;

_es mi palabra entregada,

 si la abandono, será sobre mis despojos.

ELY


Comentarios1

  • Tula

    Se agradece un poema como este, no habla de amor, pero habla de la vida y de lo importante que es enfrentarla sin cobardía. Un saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.