saltamontes

 

Eras la piedra

donde se sentaba a reposar

mi pobre cuerpo cansado.

 

Eras la aguja

que me pinchaba de atras

para que no me detenga.

 

Eras la voz clara

que le decian a mis pasos

por donde seguir.

 

Eras la mano en el hombro

en la soledad del camino.

 

Que vacio enorme

quedo en mi corazon

con tu partida.

 

Que tremenda oscuridad

trajiste a mi vida..........

.............con tu muerte.

 

 

 

Comentarios2

  • Arenilla

    Debe ser muy triste. Te acompaño en ese sendero de sensibilidad. Sigue adelante.

    • saltamontes

      Gracias Marina por tus palabras y por tu visita a esta rinconcito. Besitos muchos D:

    • Santiago Zac

      Desgarrador poema que sin embargo,es una belleza de sentimientos profundos y amor fraternal.Saludos.

      • saltamontes

        Gracias sembrador por tu visita y por tus palabras. Abrazos D:



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.