thelovetoforgive

Historia de como perdí a una chica que nunca quise...



Aquel esbelto cuerpo definido y poco común, extrañamente se desenvuelve a mí alrededor; de aquí a allá, de allá a aquí.

De pronto como si fuera milagroso, un acto inevitable, un acto tan tonto y curioso como la vida, vira el rumbo que parecía estar trazado, definido en la improbabilidad, parece haber fracasado, o quizá pugna me incredulidad a la fuerza de aquel encuentro,

Cual fuera la causa el misterio no es antagónico, no es victima, solo es motivación de sueños

Aquel pelo chino, aquella insospechada personalidad, piel tersa, joven delgada; morena con ojos cafés y facciones afiladas, con una vos dulce tan larga, con una risa que deja ver cada uno de los dientes blancos y en orden, parejos como la consciencia que carga, develando ante mi sus más intrínsecas y profundas experiencias, sueños, deseos y percepciónes. Solo opacadas por el fanatismo de su propia y escrita visión de Dios, aquel “Dios protestante” emergido de la consciencia de una verdad buscada en los corazones, una verdad la cual no conozco y pese a tenerla tan cerca solo desee alejarme de ella, según la verdad de cada uno.

El miedo embargo mi espíritu viejos recuerdos y añoranzas bailaban a los compases de la pasajera apariciones de los malos actos de mí pasado, decisiones e ideas que gobernaban lo que ahora llamaba vida nueva.   

Aquella chica de piel blanca y tez robusta que no dejaba mi mente, sollozaban mis recuerdos ante la piel de aquella nueva amiga que se me presentaba e indudablemente quería conquistarme.

Con dudas acepte sus invitaciones, las cuales despertaron más duda cuando sus actos reflejaban gran inmadurez, la cual no me hubiera molestado si no fuera porque de ante mano en medio quedaba un joven al que llamábamos ambos “Yan”, hiendo a su casa de aquí a allá en aquel alejado e intrínseco pueblo que para ella y todos menos para mi representaba un mundo, una vida, la tierra prometida a la que veían y amaban como todos a su propia tierra, prosiguiendo cada día, beso de saludo, abrazo, viviendo una complicidad que “terminaría en amor” pienso yo ella creía.

Solapado mi inseguridad y la suya, veíamos claramente una búsqueda de algo que no teníamos. Algo que presentaba mi corazón, era algo llamativo y resplandeciente, ante la mente de una cristiana que lo busca dentro de mí,

Y yo con mi hipocresía enseñada de padre a hijo y seguida por la “hermosa tradición” de una educación católica, ponía en duda mis creencias y el miedo respondía y abogaba mi incertidumbre y amor.

Ella llego en un momento débil increíblemente aunque carecía de consciencia y amor por mi mismo, no fue un foco de inmersión por mi celosamente guardaban mis recuerdos a mi corazón en el escondrijo más alejado de mi consciencia vivía enterrada en el miedo y en la confusión como incredulidad pese a que pudiera buscar en su amor que alguien me amara,

Un amor utópico, nunca reclamado por alguno de los dos orgulloso y a la vez frágil a la petición del alguno de los dos.

Inexistente si se preguntaba directamente

Aunque a mi madre y padre, habían sido llamados suegros por ella, yo cabal y miserable como cualquier inmaduro joven, aclamaba mi suerte y curiosidad implícita en su búsqueda por mí,

Un día simplemente, cayeron los mirlos del cielo

Las aguas se calmaron y los sueños murieron…

El principio del fin pugno fuertemente desde su pecho, con el cuerpo y presencia de una invitación

-Yo no iré si tú no vas

Escuchaba repetidamente,

Pero yo no soy bienvenido a su fiesta familiar, “Yan” y yo apenas sabemos que existe el otro.

- yo no iré si tu no vas,

Yo no iré, me siento mal con el ya que solo es la ocasión y pretexto para que yo este entre tus manos.

De pronto todo dio el gran giro que da la vida de vez en cuando.

Sabes quiero decirte algo,

Nuestras intenciones pugnan por algo que todos desearían, pero mis sueños y mi corazón yacen escondidos y guardados celosamente en lo más escudriñado, pero olvidado de mí ser…

Que no quiere salir y yo no lo permitiré no lo quiero así, tu dijiste que odiabas verme fumar, yo odio que inventes pretextos ¿solo somos amigos?

Salimos nos llamamos, mandamos cartas y sin embargo ¿somos amigos?

-Yo soy tu amiga, lo dijo con una voz y tremor empañaba el momento

¿Sabes?

Adiós amiga mía que ni mi corazón, ni mis deseos te quieren ver, aunque acusen después mi consciencia, adiós y mucha suerte amiga, que de amiga nada tienes…

Tu novio dejaste por mí, diciéndome que solo era un amigo al que no querías ver jamás otra vez Como amor…

Que era una insignificante duda…

Dijiste que él te esperaría, si querías regresar

Y yo te pido ve, y anda corre hacía él, que sé que te querrá y dará lo que yo no puedo darte…

Si mi corazón no pertenece a mí ni a ti y no por ser de otra mujer sino por que no me pertenece no me amo a mi mismo…

No podré darte más que lastima hastío y odio,

Quizá te daré amor incondicional, frio y fundado en acabar la soledad y encontrar el amor en mi mismo a través de ti, pero nos faltaría algo y tu lo sabes nos faltaría “amor” todo te lo digo en una sola palabra

“adiós” amor mio no me mereces…

Ahora solo queda disculparme, que mi corazón nunca aprendió a amarse a si mismo y el miedo solo expresa odio, perdóname que mi consciencia es primitiva y no avanzo por miedo y estúpidos lineamientos y falta de responsabilidad en mi mismo, estúpidos ideales sin principios ni fundamente viables, lo que he aprendido de la sociedad esconderse dentro…

Pugno: “Soy un tonto y te he dejado ir”

Pero allá te esperará algo mejor aboga mi consciencia que pide perdón a mi espíritu y a mi eternidad, que solo desencadena en odio todo lo que cayo este día.

Y desde el principio que no deje entrar nada al frio corazón perdón amiga mía, perdón, amor que nunca pude ser tuyo ya que no pertenezco a mí sino a mis miedos…

Pugno por el amor de aquella chica robusta que, soló me rechazo y fracase, por no amarme a mi mismo…

Ahora pugno por dejarte atrás y dejar atrás mi estado primitivo que a de matarme a mi mismo.

Perdón amigo y amor mío te doy una bienvenida a mi corazón en la sección de sueños rotos y sueños imposibles y en apartado de daños hecho a personas inocentes…

Ni una lagrima cayo ese día, solo cayó una rotunda cruzada que fracasaba e impedía todo, 

Nadie rogo

Ninguno volvió a saludarse ni a cruzar miradas aunque la verdad lo que se navegaba en el ambiente, era una gran petición de ayuda increíble pero cierta desapercibida pero verdadera, solo quedaba en el corazón  

Mortificándose por todo lo que había fracasado con esto...

Aquella chica se caso pronto y nunca volví a saber nada de ella,

Mi corazón sin amor por ella sollozaba 

Un día mande una carta.. 

"Perdóname" pongo fin a tu recuerdo seguía la transcripción solo decía eso, sin afán de quererla de regreso solo un adiós más como tantos que siguieron mi vida...

Es tiempo de crecer... yo diría 

Esto es un infierno dicen 

Yo digo que esto es una vida común, más...

Una historia para lo anales de mi vida, 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.