Alexander Vortice

UN CIGARRO

 Un cigarro malherido en mis dedos...


El arte del brujo que dió su vida
bajo el iris de mis ojos
y el arpa del rincón deprimido
por el estado de ánimo de los dolientes.

Un sorbo de coñac y la serpiente
cruzando el crespón negro de este pub
que perdió la vida porque así se lo pidió
el último registro de besos.

Un cigarro muerto, con hilo de humo muerto;
y el embrujo que se prolonga -lentamente-
por los agujeros de mis venas.

Comentarios1

  • Blas Roa

    perfecto!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.