Leandro Rodríguez Linárez

Intitulado XCV

Por momentos, solo
por momentos, como vientos alisios penitentes mis dedos y su memoria te palpan
en las carnes de estas sombras baptisterias, se arrepienten de la mudanza del
sueño, del despertar de los párpados solares, de la luna y su rocío de cenizas
frías, de almas encarceladas allá arriba o en las carnes de su honda huella terrestre,
puestas allá abajo, donde los momentos duelen, como una quemadura de llamas
febriles. Pero solo por momentos amor, porque donde la luz labra y la sombra
oculta la diamantina de las cosas ahí estoy, mírate tus manos, sus memorias, en
los secretos esparcidos en las jardineras rojas de tu boca imprescindible, de
tu boca de provincias verdes, de voces de reloj.

 

LRL

 

14-12-2011



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.