Elizabeth Gonzales

HACIA LA EXTINCIÓN

¡Qué haré ahora!

el paisaje es oscuro,

perturba mi mirada;

 

el mundo es tan triste

y la existencia de lo puro

es arrancada de raíz.

 

Los recuerdos de mi niñez

han muerto,

desconsolados, se han cegado;

 

los cristalinos espejos

de líquido vital

en mis paisajes .Son desiertos.

 

¡Qué haré ahora!

El regocijo de la mañana,

es humo negro, es desdicha.

 

Las quimeras verdes,

perecieron tras esa sierra

y con ellas la pureza

 

¡Mi corazón se desgarra!

los millones de colores,

que adornaban los suelos,

se han teñido de sangre;

 

la miel que obsequiaban

hoy es veneno,

es maldición.

 

¡Qué haré ahora!

Cada cuerpo vivo,

sufre su propia penitencia,

 

agonizan sus labios

 implorando por una cura,

no existe más, ¡la sepultura!

 

 

 

 

Porvenir no hay,

pues la hermosa sencillez

de aquella naturaleza,

 

 no soporto tanta bajeza

_ ¡Solo por avaricia!

Gritó furiosa y cubrió su rostro.

 

¿Qué haré ahora?

Decisiones tomó,

pues sus acciones no conmovían,

 

abandonó al hombre,

congelando sus cinco sentidos

y también su alegría.

 

Y. los vientos se anunciaron,

arrasaron,

destruyeron;

 

la tierra cogió sus puños

agrediendo toda vida,

borrando toda existencia

 

¡Qué haré ahora!

talvez es tarde,

talvez no hay esperanza;

 

los brotes de inocencia

aun viven

pero agonizan,

 

quizá un corazón infante,

pueda alimentarlo,

quiera amarlo;

 

talvez dos almas puras

inicien un nuevo camino,

la semilla esta en la tierra, el destino trazado

 

ELY


 

Comentarios2

  • Felman Ruiz

    Me encantaron estas lineas:

    talvez dos almas puras
    inicien un nuevo camino,
    la semilla esta en la tierra, el destino trazado...

    Escribes muy bien....Saludos

  • ☼ G U E R R E R O ☼

    buen poema.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.