angel de luz.

Un alma y un punto



 

Estoy sentada en pleno centro de mi ciudad

Y veo un largo corredor y al fondo la cotidianidad la cual abrazo

es oscuro sin embargo la luz proyectada desde la parte de atràs refleja mi silueta en el piso y la prolonga a una gran distancia.

mas larga de lo que mido. 

soy yo misma quien porta la Luz y la oscuridad

cuando el pensamiento se incomoda por las perturbaciones propias de vivir sin entender que somos parte del planeta que flota en medio de la oscuridad

no significa muerte significa que hay oscuridad que se torna en misterio

no se torna en mal.

 

Se vuelve parte de lo que el ser humano a partir de ahí ha creado para iluminar su propio mundo.

¿Qué  es lo malo la oscuridad?

Y ¿cuál es el sentido de la oscuridad?

Acaso no es una invitación al encontró consigo mismo.

Será oscuro vivir en la pobreza,

Utilizamos palabras que se convierten en pesares para nuestra propia existencia.

El espíritu advierte el límite de entrar en ella.

Pero guía  al  querer encontrar la chispa de diamante

Enterrada en su ser divino.

¿Cuando actúa la luz?, y ¿quienes tienen la capacidad para dejarse guiar por ella?.

Hay un trato de palabras que sumergen el ser inocente en su propia miseria,

Pero siempre existe un canto para revelarse a la condición humana  que carece de recursos económicos.

Sin embargo su espíritu engrandece el  cuerpo,

se convierte en cantos de alabanza a su propia vida.

 

Es oscura la pobreza espiritual que le pintan un bosque lúgubre y se ve igual de gris

pero si el alma lo lleva al encuentro de una odiosea para vencer sus propios tibiezas y dudas sin respuestas saldrá victorioso  con clarividencia para advertir el peligro. O para crear y dibujarnos sus virtudes.

Soy también un  producto de mis desaciertos no buscados encontrados por el temor para quitar la hoja que envuelve la crisálida

Jesús en su paso por el desierto  se enfrento a la oscuridad que producen los temores, pero fue buscada por él; guiada por su espíritu santo; el querer saber si estaba listo para la misión de su vida.

De día y de noche se preparo espiritualmente y la única forma fue buscarla y salir a su encuentro;

Oh que hermosa es la fortaleza de espíritu.

invitándonos siempre a darnos una oportunidad para reconquistarnos nuevamente.

Ser sombra, y no mutilarnos ante el dolor y el pensamiento que corta la hoja blanca sin ni siguiera empezarla a escribir.

yo he ido al desierto figurado para tocar no el polvo si no mi propia miseria que teniéndolo todo me alejo de lo verdaderamente creíble por la fe.

su misterio……

si no fuera por el no abrían tantas ecuaciones para entender el  cosmos y como nos movemos.

Yo  creo en lo incierto como un paso para traspasar la cotidianidad

y ver que mi espíritu mientras menos sea mío vivirá para ser luz de mi cuerpo, finalmente  es alfa.

el omega es lo que se siente por dentro y engrandece la existencia. Lo que no es visto pero puedo tocar

Como el viento que pasa por la palma de mi mano, fui tocada por él y no lo vi.

Fui mojada por la lluvia pero  se queda por un instante

Piso la tierra pero seré tomada por ella cuando sea polvo  

Enciendo la vela para ver los colores traslucidos

Así es el símbolo de ,a vida hacia arriba.

El cuerpo Necesita ser tocado por mi semejante pero mi espíritu es del cielo que viaja por el universo encontrando solo mi propia verdad.

Que traspasa la oscuridad para llegar a la estrella.

que sería entonces lo oscuro…

cuando existe un punto que ilumina su alma.

no quebranta su alma le da alas.

no ve distinciones de credos ve solo los muchos colores

que borden su cuerpo y al mirarnos de alguna persona

se sustrae un sonrisa. y de otras una lagrima.

la que despedi en un bus y me dejo sentada en pleno centro de la ciudad.

Comentarios1

  • la negra rodriguez

    como dices hay dos formas de oscuridad: la necesaria para poder culmina rle edóia descansando y la de las mente, que nos envuelve en inconciencia.
    besos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.