Mario Abreu

Ritual

Noches de frío intenso
bajo el manto estrellado
y cada cuerpo tenso
por el ambiente helado;
más como a fuego lento
poco a poco calentaban
con el ardiente aliento
de cada beso que daban;
encendían así la noche
entre abrazos y miradas
que hacían a derroche
con las almas abrazadas;
hora tras hora se iban
que parecían desaparecer,
las estrellas desaparecían
hasta llegar el amanecer;
era aquello su ritual
hecho cada cierto tiempo,
el que disfrutaban cada cuál
con el corazón abierto.

Comentarios2

  • Ramón Merino (porore)

    ARDIENTE RITUAL
    bueno si no se convierte en rutina

    un abrazo

  • jureme

    ahí esta el sentido de la vida, en el transcurrir de todo aquello que nos rodea.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.