julio de guernica

No es posible...

No lo puedo gritar, aunque me explota,

en todos los rincones de mi mente;

me abrasa el corazón, y es un torrente,

que me quema la piel, en cada gota.

 

No lo puedo decir, pero se nota,

en cada pleamar de sangre hirviente,

que enrojece mi rostro de repente,

cada vez que en tu voz, mi nombre brota.

 

Si con la fuerza de una puñalada,

al verte te desnuda mi mirada,

y mi piel te acaricia, sin tocarte...

 

¿Cómo quieres que tenga aherrojado,

el volcán que en el pecho me ha estallado,

y se hace hoguera en mi alma para amarte?...

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.