han-jael

Despedida

Puede que hoy no seas mas mío,

pero tengo el orgullo de que lo fuiste ayer,

quizá mañana vayas donde el viento,

pero sé que esto que siento

lo llevaras bien metido en el corazón.

 

Mis lagrimas, se las regalo al olvido

y le pido el favor al recuerdo

de que se quede conmigo.

Prefiero quedarme con el “te amo”

que dijiste antaño,

aunque solo lo hayas dicho una vez,

al menos sé que me hubiste amado.

 

oiré por siempre esas canciones

que al oído me cantaste,

ya de memoria me las sé

y ya cuando no estés en mi nido

en tu honor las cantare

para distraer un poco a la nostalgia

y al dolor de haberte perdido.

 

Guardare las sabanas mojadas

del amor con que me hiciste tuya,

las que a su vez, guardaran en secreto

el amor que te profesé,

tu aroma, y todas esas palabras

con las que me lograste envolver.

 

No me avergüenzo

de haber dicho todo lo que te confesé,

nunca ha sido pecado decir la verdad,

aunque tu no me hayas creído,

se que anteriormente te habían herido,

y si mi amor no logro sanar todas tus heridas,

disculpas, no me toca pedir,

pues por ti, hice aun

lo que no estuvo en mis manos,

para hacerte feliz.

 

Y hoy te vas sin siquiera despedirte

y acepto que, siento morir,

pero aun cuando me resulta imposible

tengo que dejarte ir,

y aunque no puedo

y no quiero,

tengo muy presente en la conciencia

que es lo que debo hacer.

 

Perdón si ahora no puedo desearte lo mejor,

me ciega el dolor

y me demoniza el rencor,

de saber que no vas a necesitarme,

que nunca me pensaste,

que nunca en tu futuro me visualizaste…

 

yo sé que serás feliz…

sin mi.

 

 

 

Comentarios3

  • Joven Poeta

    Cuando las cosas ya no pueden seguir, lo mejor es despedirse..
    Es mejor un dolor pasajero, a un dolor constante..

    Buen poema!

    Abrazos!

  • ivan rueda

    Triste. Las despedidas son duras y dolorosas sobre todo si se encuentran en los brazos del desamor. Abrazos.

  • efraguza123

    A veces nos enamoramos de quien no nos corresponde y sufrimos el peso de su indiferencia...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.