Walter Trujillo Moreno

TENGO GRIPE EN LA CABEZA

Mariposas juegan en mi mente, los ruidos no los puedo sortear,
 un amargo sube por la garganta, mis palabras no son escuchadas y
mi ansiedad se vuelve mi volcán desesperado.

 

El horizonte se quedó muy atrás de mí,
de que me sirve mirar el orden y la opulencia,
mi razón se perdió en los matorrales y campos desiguales.

 

Mi lengua madre suena en mi cabeza,
el mundo de afuera me es ajeno,
la desesperación se pierde en mi,
ojos gritan “ayúdenme aquí estoy
la motórica insegura chocan con brazos y hombros insensibles,
los objetos se escabullen en la retina,
el cielo se vuelve gris, azul, blanco, verde, infinito,
las rodillas  y equilibrio me vencen,
ojos se abren entre paredes blancas.

 

 Mis críos son premisas extrañas,
me falta calor y energía,
viven distorsionados en formas, sonidos y colores,
mil voces encerradas se multiplican,
deseo volver a mi vida pasada.

 

Los somníferos se duermen en si,
el mundo se apaga por un instante.

 

Paisajes y gente dejada atrás,
la única esperanza,
mar, montañas, nubes están solo en el papel,
me siento solitaria, infinitamente solitaria.

Quiero morir y resucitar fuera de aquí,
colorear mi propio mundo,
llenarlo de elementos y figuras deseadas.

 

Una ventana en el cielo azul,
abierta al momento * incomprendido,
me invita a empezar de nuevo,
a rasgarme el pasado y bañarme de sol.

 

 

Por Walter Trujillo, Agosto 23, 2011

* de sentirme incomprendida

 

Comentarios4

  • efraguza123

    Esa soledad no es de buena... es preciso no dejarse abatir por ella y salir al encuentro de nuevas oportunidades....

  • Walter Trujillo Moreno

    Gracias por el comentario, en realidad no es mi vida, sino la vida de una mujer de Turquia que le abandono la fuerza y ganas de doblegarse a vivir en la realidad ofrecida. Es una situación que se experimenta en la Migración. La clave es nunca dejarse vencer, la realidad fue creada por los reales, es decir es marginada y pequeña, siempre hay alternativas en la vida.
    Saludos y un abrazo

    Walter

  • LAYA MIR MAR

    Siento en este poema la soledad de la distancia, y la añoranza y de lo perdido y la dificultad de volverlo a recuperar, sin embargo en la esperanza de sentir en algún momento la calidez de cosas pasadas, sentimientos, paisajes, personas.... lo entiendo y al sentirme así momentos determinados, me consuela por no ser un bicho raro... Berlín y sus gentes no debe ser un lugar facil de adaptación.. Felicidades por tu coraje. Eres un ejemplo para mí.

  • Ana Maria Germanas

    Hola Walter,entiendo perfectamente la percepcion de tu personaje.-
    Lo has expresado bellamente.-
    Te dejo un cariñoso saludo.-

    • Walter Trujillo Moreno

      Gracias estimada Ana María Germanas, me preocupa el mundo y sus biografías



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.