Nathanael

Catarsis con sueños mi mente invocó...

Catarsis con sueños mi mente invocó  

Una tarde lejana, la noche saludaba   

A un sapo que miraba a la luna dorada

En un charco de plata con triste vacío.

 

Y la luz deslumbraba a su corazón 

Lleno de indiferencia, el solo esperaba 

Que la luna mostrara su cuerpo de plata 

Que a lo lejos miraba como amarga ilusión.  

 

Catarsis con sueños mi mente invocó

Otra tarde lejana, la noche saludaba   

Al sapo que esperaba a la luna dorada, 

El charco era seco y su reflejo murió.

 

Yendo el anfibio con dolor regresó

Como batracio dormido, el solo pensaba

En revivir y sentir una tarde de magia

No morir en su charco que seco encontró.

 

Catarsis con sueños mi mente olvidó

El final de la historia, que espero robada

De las tardes con noches y sin lunas doradas

Con un sapito de verde que de frío murió.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.