oliver_quinn

cuando éramos cadetes

En noches frías y oscuras como está,

rodeado por la oscuridad y el silencio,

cierro los ojos y a mi mente vienen aquellas épocas

cuando el sudor de nuestras frentes empapaba la tierra

y perfumaba el viento con la sal de nuestro sudor y nuestra sangre....

 

Evocó aquellos días cuando un grupo

de sólo unos muchachos renunciaron a todo

por ir en busca de un sueño,

cuando dejamos atrás familia, amores,

amistades para convertirnos en hombres...

 

Renunciando al ayer para formar un solo puño,

un puño de acero que soportó lo inaguantable,

cuando la soledad y la nostalgia golpeaban inclementes....

 

Mientras afuera un mundo nos esperaba,

 nosotros, ese puñado de aguerridos hombres

éramos forjados al calor de un incesante sol,

como el herrero en su fragua transforma

el impuro metal en una sólida espada...

 

Cuando aquella plataforma,

 esa mole de concreto, mudo testigo

de aquellos interminables días en

que el sol quemaba nuestros cuerpos

mientras pecho a tierra fúndia

la carne de nuestros puños con el ardiente pavimento...

 

cuando el frío cruel y despiadado

penetraba en la sangre calando hasta los huesos...

Hoy recuerdo con nostalgia aquellos tiempos

cuando dejamos atrás egoísmos e individualidades

para convertirnos en una hermandad forjada a sangre, fuego, sudor y lágrimas...

 

Hoy recuerdo aquellos días cuando

el sudor de nuestras frentes empapaba el suelo

fúndiendonos con la madre tierra y el cosmos

volvía nuestras carnes magras en acero,

cuando fuimos invencibles.

 

Cuando en noches como éstas fuimos

un solo puño, y fundidos a nuestros fusiles

inscribimos nuestros nombres en las estrellas,

flanqueando lo infranqueable, venciendo nuestros propios límites

y nos convertimos en hombres de honor...

 

Porque alguna vez hicimos lo que parecía imposible

y emprendimos este camino,

cuando nos convertimos en hombres de honor,

porque en noches como éstas fuimos de acero,

porque alguna vez fuimos cadetes

Comentarios4

  • ivan semilla

    TODOS ALGUNA VEZ FUIMOS CADETES.
    EN BUENA HORA.

  • jacinta ceballos

    YO NO FUI CADETE, PERO LOS DESCRIBES TAN BIEN QUE SOLO ME QUEDA DECIRTE QUE ESTA BELLISIMO SUPER LINDO....FELICIDADES

  • ANEUDIS PEREZ

    hermoso cadete, pero ser escristor como escribes, es empuñar el lapiz y sobre el papel matar todas las sarbiedades e injusticias de los hombre, ser poeta y ser hombre sin armas, te da mayor honos, no a las guerras si a la pluma
    Dios te bendiga

  • Elo

    Hermoso poema, poeta cadete, felicitaciones por tener esa sensibilidad, donde las palabras del corazón están sobre las balas de un rifle, dichas con tanto honor.

    Un beso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.