magginela

Un amor ya marchito

No sé por qué he de hacerme ilusiones

No sé por qué he de regar una flor ya marchita

Maldito el día en que entraste a mi vida

Y maldita mi vida el día en que entraste en ella


Y las palabras ya conocidas volvieron a brotar de tus labios;

Excusas, mentiras, justificaciones, y razones

A veces pienso que la razón no está de mi parte y digo:

¡Qué importa la lógica en el amor! ¡Qué importa el mundo!


Pero te conozco

Y supe desde el principio el final de la historia.


Aún así quise narrar el trágico final desalmado

En que tú entierras en mí tu cuchillo sin piedad


¡Patética tragedia ésta la que yo quiero contar!

Recuerdo que llegué tarde al día del reparto

Y me tocó la peor parte de la obra de teatro


Pareciera que mi masoquismo no tuviera límites

Y en realidad es así

Sufrir por un hombre es algo que no vale la pena

Así, prefiero morir


Y podría esperarte toda la noche

Imaginando que doblas a la esquina viniendo aquí

Soñándote llegando y pidiendo disculpas

Con una rosa en la manos y en la otra tu corazón


Aunque sé que es mentira

Porque conozco el final de esta historia

Y mi papel, el de la tonta ilusionada

Que espera eternamente un amor ya marchito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.