ernesto_25

Mujer

Tú en ese velero que viajas por la vida

Vas surcando con las manos llenas de dichas,

De los proverbios que resaltas

para todos quienes te escuchamos,

con ese corazón que te brilla la nobleza,

la fortaleza que se te extiende hasta las orillas de la paz

y se desborda la luz ahogando penumbras

en el rincón del desentendimiento,

desde el paradero de los destellos

donde construyes cada madrugada,

como el fruto que desgranas 

y nos caen en el pecho como argumentos

 para la sonrisa de muchos mundos

que van caminando a veces en el vaivén

de la desesperanza ,

 

 De aquel concepto sublime que se te extraña en la ausencia,

de todos los momentos que vendrán a tu lado a reclamarte el sol,

 

yo te vi mujer fundir los cambios, acelerar el latido de las estaciones,

 hurtar miradas de admiración de los que te conocen a media voz,

ahí donde hilvanas a las primaveras,

de toda esa inmensidad, y de todas las heridas que extinguirás

te saludamos nosotros tus hijos, tus hermanos, tus amigos...

 

Si algún día se te cierra la mirada, no habrá música en los cielos,

las aves apenas caminaran por el viento,

la primavera perderá el perfume de tus pilares,

 nuestros abrazos quedaran perdidos en el crepúsculo,

y la tierra, el mar, las esquinas de la imaginación

quedaran tan vacíos todos...

 

En tu llanto, en tu alegría, en tu espera, en tu soledad,

recuerda siempre que se generan artes,

seguirás siendo la guía de este velero,

hasta donde nos lleve el viento,

hasta donde nos lleve el triunfo de la vida... 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.