Malú

Contágiame con tu amor…

 

Hoy pude ver el alba, radiante como ella sin igual,

Pero con cierta timidez, entre luces, se mostraba su densa calidez, belleza sin par,

Con la seguridad de derramar amor y una paz intensa,

Esperanzados en fortaleza, de la magnificencia pura de luminosidad del amor.

Pese a los días nublados, tener la certeza de que la vida está llena de bendición,

Así la vida,  se muestra dulce, con la confiabilidad de exista días repletos de amor,

Sin embargo,  furtivamente en mí,  despierta una interrogante…

Porqué existe días, en el que nos hallamos entristecidos?

Porqué hay momentos,  en el que  nos levantamos con expresión de apesadumbre?

Nadie haya respuesta alguna…

De pronto los colibrís pasan por mí ventana, susurrando su cántico de amor,

Dulces melodías que te inspiran a ver la belleza de la vida,

Pequeñas, delicadas, desprotegidas por la humanidad,

Pero definitivamente, hay un pero, pero…

Pero Dios, predijo muchas circunstancias, el porqué de su vivir…

Dulces, hermosos pajarillos que vienen y nos cantan, sin condiciones.

Hermosos ruiseñores, que se asemejan a la dulce armonía de la vida,

Con una dulce melodía, sueño, juego a ser niña nuevamente,

Con el bello canto de tan hermosos ruiseñores,

Imaginaría volar juntas a ellas, con la admirable sencillez de su amor,

El amor que tiene para con nosotros,

Días perfectos porque existen momentos benditos,

Días de paz, alegría, y la inspiración pura de un amor pulcro,

Amor, limpio, incondicional de ver lo maravilloso de la vida,

Después de días imperfectos,

Días en el que uno no quiere despertar,

Más anhela seguir soñando,

Definitivamente, despertemos y afirmemos ver, realidad nuestros sueños,

Nuestro Creados,  hoy nos regala la oportunidad de ver,  lo maravilloso de la vida,

Echemos un vistazo por unos segundos y admiremos el bello edén,

Hoy nos permitamos ser felices,

Permitámonos regocijarnos, con el amor,

Permitámonos conquistar con la belleza de la vida,

Días plenos de amor,

Con la locura sana de ser luz, en donde no se haya ni la sombra de lo que uno fue.

Magnificados por la esencia pura de la vida,

Dios nos regaló días mejores, de gozo, de alegría y de amor…

Definitivamente dejaré contagiarme de tu amor, de tu inconfundible ternura,

Hoy acepto sumergirme en la nobleza de tú amor…

Entrelazados por la alegría, ternura, fortaleza, paz, y un amor por la vida.

 

Comentarios3

  • LEV

    Bonito poema! 😀

  • eliecer A

    maravilloso tu poema¿
    me fascina

    saludos montero''??

  • aprendiz de poeta

    muy bello tu escrito, felicidades
    y adelante, saludo.... 😉



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.