damtée

GIRASOL

GIRASOL

Caminaba yo por el campo,

 Cuando te vi junto al rio,

Y volteé a mirarte de frente,

Mas tus ojos no vieron los míos.

 

No mire flor más  ninguna,

No atendí más forma, perfume, color,

No me importo rosa, clavel o jazmín,

Solo a ti te mire, girasol.

 

Si al verte miraste al cielo,

Creyóse mi alma  de ti  ignorada,

Y  a esta desdicha,  baje la mirada,

Y di la vuelta a  marcharme luego.

 

Más despacio volteaste, aireada.

Dijiste mi nombre y me tomate la mano,

 Dijiste que del sol ya estabas  cansada,

Que mi amistad querías, de hermano.

 

Flor hermosa y envidiada,

Cuanto agradezco tu bondad,

Que de mirar al cielo te olvidaste,

Y preferiste regalarme tu amistad.

 

Y que  esta odiándome el cielo,

Por quitarle tu atención,

Mil veces tu amistad prefiero,

Aunque no me alumbre más el sol.

 

Que si he de hablar contigo,

Que si he de  verte reír,

No hay forma de no ser tu amigo,

No hay otra forma en que quiera vivir.

 

 

 

 

 Bien pudiera yo decirte,

Cuanto significas para mí,

Que no hay otra flor en este campo,

Que yo quiera más que a ti.

 

 

¿Que pudiera ya hacerme infeliz,

Cuando estoy contigo?

¿Enfado, pena o dolor, lis?

Se olvida porque soy tu amigo.

 

Olvidas tú de mirar al cielo,

Cuando pase por el jardín,

Ya sabes cuánto te quiero,

Aún más de lo que tú a mi.

 

Flor hermosa y envidiada,

Cuanto agradezco tu bondad,

Que de mirar al cielo te olvidaste,

Y preferiste regalarme tu amistad.

 

 

 



Comentarios1

  • Yolanda Barry

    precioso,como veras me encantan los girasoles,muy lindo tu poema.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.