yeferson chirinos

EL ALBA, CON CELEZTE.

 Alla en la remotidad del horizonte, inverso del ocaso.

Nace un color rosado dilatado,con unas nubes resaltando un intenso morado.
Hay en el claro amarillo y el azul cristalino
me pierdo como un niño por tantos colores en el horizonte.
Mientras tanto ah mi derecha una esfera redondita y abrillantada,
que me hace compañia y da luz varias veces ala semana.
Mira como nacê el primer rayo de sol evidente,
como el vientre de celezte,
acompañado con una brisa refrescante
que le encresparon a celezte los vellos de su vientre,
con unos gallos a lo lejano que no desentonaban cuando carcajeaban...
EL ALBA POCO A POCO SE TRANSFORMO EN MAÑANA.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.