Antonio Isada

No en vano, llorar

Caminé por el corazón marchito

Sufrí por la pérdida del   silencio

Y en bosquejo de la vida, fue espejo.

 

Por horizontes imaginarios anduve

En busca de sonrisa, bella.

 

El pueblo del sur me indicó el camino

Y al pie de las palabras seguí, sur pueblo equívoco

Me perdí.

 

Navegué esas lagrimas derramadas, para aquel,

En vano eran, para ella, valía la pena.

 

Mirando estándome en el mar pacifico, fijé la mirada

En lo profundo, y en un cerrar y abrir de ojos ahogándose

Estaba la pobre, pero no en vano, si no en su llanto. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.