Pachuco

El pescador

(Caleta Abtao, Chile, verano del 2009)

 

Bajando parsimoniosa desde Punta Moreno,
la camanchaca gris perla, lame las piedras
ahora frías, más luego en el pleno día, fuego
su lengua húmeda las moja y las torna negras.

 

En la orilla, el mar golpea con desmedida saña
castigando rocas, bramando azul de rabia
volviendo tumbo tras tumbo, húmeda guadaña
que orada rocas arrancando arena rumbo a la ensenada.

 

La negra noche se deshace en blanca espuma
nacida del golpe del agua que llega y se escapa
y cual perro que muestra alba dentadura
para luego correr raudo en la arena clara.

 

El aire trae y agita olores sexuales y salinos
y el viento rompe la neblina en mil jirones
las rocas juegan en el desafío
de pararse duras como pétreas moles.

 

A la espalda del agua, el desierto ignora
el misterio del mar que incansable ataca
ola y espuma, tumbo y resaca, noche y aurora
de imponerse a la fuerza y domeñar la playa.

 

La fosforescente silueta del falucho atraviesa la bahía
fondeando redes con sus plomos y sus corchos
mientras los roqueríos desde lejos ya lo miran
envidiando en el hombre su moverse y su arrojo.

 

Si, es el hombre, extraña criatura
más débil que el más suave de los oleajes
sin embargo dotado de bravura
que resalta en medio del paisaje.

 

Con la esperanza en sus lomos
lo han visto sumergirse en agua turbia
emerger del azul cabeza y hombros
halando del mar diferentes criaturas.

 

mariscos de colores, conchas policromas
piures, locos, tentáculos de pulpos nacarados
el brazo armado de hierro, cuchilla solícita
sargazos se prenden a sus brazos acerados.

 

En la fortaleza de la pétrea roca
que ha permanecido enhiesta por milenios
el deseo de moverse la trastorna
así tenga que dejar lo imperecedero.

 

¡Quién fuera como el hombre, débil y pequeño
pero cambiante móvil y tan de agallas
de que sirve desafiar por centurias a los vientos
enclavados eternamente en medio de las algas.

 

Y mientras las rocas lloran su despecho
el hombre salta de una otra con contento
teniendo en lo alto el cielo como techo
pisando en el suelo rocas eternas, arenas, viento.

 

El mar sigue ruidoso, cantinela sin silencio
la arena juega a atrapar el agua escurridiza
el sol se despereza y aclara el firmamento
y aparte de si las migas de una noche huidiza

 

Comentarios2

  • isapoema

    Es para leerlo mas veces, con mas tiempo, que bueno encontrarle, un saludo.

    • Pachuco

      Isabel, espero que cumplas la promesa y me releas.
      Estoy a la busca de un dibujante (ilustrador) para editar un libro de poemas en formato medio tabloide, y compartir los créditos. ¿Sabes de alguno? Saludos

      • isapoema

        No y lo siento, pero tenme informada.
        Gracias.
        Yo no tengo tiempo para leer, estos días estoy terminando unos cursos, a ver si termino a final de mes, sino hasta Abril.
        Pero gracias a Dios que siempre habrá letras aquí.
        Tú no borres, que aquí siempre podré venir leerlos,
        Saludos y gracias.

      • Armando Cano

        Me encanto..

        • Pachuco

          Armando, eres muy gentil en visitarme. Estás invitado a los demás trabajos. Puedes leer otros escritos míos en www.quieroquemeleas.com, donde escribo bajo el nombre de Pachuco. Un abrazo



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.