David Goya

Pena compartida (David Goya)

Yace un poeta humilde

que escribía con dolor;

si a su frase le faltó una tilde

jamás nunca le falto amor.

Escribía su esperanza, su ambición,

era el lápiz traductor de su pena;

siempre lo suyo jugaba a traición,

siéndole fiel las ajenas.

Siempre fracasado en su anhelo,

toda ilusión y esperanza era en vano,

que para dar paz al alma, y consuelo,

tomaba papel y lápiz en su mano.

El papel siempre le decía,

Exprésame a mi tu devaneo;

Y es entonces cuando el lápiz traducía,

Ser feliz es mi deseo…

-Entonces dijo: trémulo el papel.

¡Bendita sea la pena que te hastía!

Bendito sea el motivo aquel…,

que no deja que este, tu alma vacía.

Luego el lápiz iba traduciendo,

los sollozos del alma callada,

y en tétrica agonía  va muriendo,

los sueños y esperanza anhelada.

Maldito yo que estoy vacío,

-dijo el papel- con pena aguda;

descarga en mi tu hastío,

 que yo resistiré, no tengas duda.

Entonces revoca el alma con delirio,

Hasta el último sentimiento que le hastía…,

Y así se libera del bárbaro martirio,

Sufriendo luego al sentirse vacía.

Luego dijo entonces el papel,

Ya conoces el verdadero quebranto;

Debes bendecir el motivo aquel,

Por el cual tú no sufres tanto.

Comentarios4

  • Giusy

    bello.....
    un dialogo entre el alma y lo escrito.....
    te felicito....
    Me encanto pasar y leerlo

    Saludos

  • clonariel

    siempre me ocurre a mi también! me desahogo en la escritura!


    se entabla un camino cósmico entre la idea que emergue y el cuerpo blanco del papel...

  • Maria Isabel Velasquez

    ESCRIBIR ES UNA BUENA TERAPIA.... EL ALMA SE DESAHOGA
    ME ENCANTO LEERTE
    ABRAZOS DTB

  • la negra rodriguez

    Es bellisimo, creo que de los mejores que te leí bien plasmadas las penas del alma.
    besos.

    • David Goya

      hola mi negrita
      gracias por tomar tu tiempo en leer mis penas



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.