JMhernandez94

A la mujer perfecta

Mi amor por ti no es lacónico

Es inmenso como la imaginación de un niño

Es dulce como el gorjeo de una golondrina

Tierno como el afecto de una madre a su hijo.

 

Ese cuerpo envidiable

Labrado del cincel de Miguel Ángel

Esa mirada coqueta, esa sonrisa traviesa

Dibujada del pincel de Monet.

 

Tu olor me entorpece

Mi sistema nervioso enloquece

Afrodita me reclama

Por tu excelsa belleza.

 

Es que los besos de tus labios

Me han dejado una huella la cual no quiero borrar.

Esa mirada que me deja indefenso

Me pide que te dé un primer último beso.

 

Tu voz de sirena cautiva

Al hombre más humilde y al señor más acaudalado.

Tu piel suave como un terciopelo, mi amor

Eres perfecta hasta el más mínimo detalle

 

 

Mi corazón se ha vuelto súbdito

De un amor sin igual

Frágil como un cristal

O no te quiero parar de amar.

 

Los dioses del olimpo te aclaman

A ti musa que suscitas sus mañanas.

Haces lo que quieres

Dices lo que se te antoja.

 

Perfecta, impecable e insuperable

Estas efímeras palabras, tratan de describirte.

Pero las encuentro mundanas e ordinarias…

No hay palabra que describa mi amor por ti.

 

Si alguna se asemeja

Celestial debería de ser

Porque no encuentro explicación alguna a tu belleza

Si un ángel no eres bendita mujer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.