Geovani

Amándonos junto a la luna.

 

Cae la tarde incandescente bajo los cristales del ocaso,

entre los senderos, en nuestra habitación muy enamorados,

la luz se desvanece en un intenso sentir en silencios,

palpitan nuestros corazones, busco tus labios, los lleno con mis besos.

 

Nos perdemos en nuestras sensaciones, me pierdo en tu cuerpo,

horas lentas, casi detenidas en nuestros más pasionales sueños,

los volvemos realidad cada noche, todos los hemos vivido,

entre abrazos, entre tenues voces, entre rosas y jacintos.

 

Naufragio de primavera en nuestra alcoba estremecida,

besos, caricias, mientras la luna en el cielo quedó establecida,

nos contempla, nos envuelve en su aura,

estrellas brillantes junto a la luna se instauran.

 

Un paraíso de amor infinito que nos abre sus puertas,

caricias en tu cuerpo, armonía de luz impar súbitamente abierta,

deseos profundos de amor llenos de misterio,

oscuridad desde un mar en silencio.

 

Empañada la ventana en la noche de octubre que se abre,

el amor que da marcado sutilmente en los cristales,

fulgores en una luna de plata, estrellas de cera,

pasión vertiéndose como un incesante mar sin orillas.

 

Momentos en que están nuestras almas enajenadas,

las contiene el amor, un idilio de esperanza,

voces mudas de las que no salen palabras,

sentencia de silencio en la que juegan sólo las miradas.

 

Nocturnas confusiones de los ecos,

viajan por la calle, dan vuelta en la esquina rompiendo el silencio,

llevan escritos nuestras noches de desvelos,

regresan como lo hacen nuestros románticos deseos.

 

 

 

Olas que rompen en nuestro lecho desatadas,

las provocan nuestros besos, no las interrumpe nada,

me llenas del calor de tus manos, con tu claridad,

con la luz de tus ojos, de tu amor inmortal.

 

Pasión inmensa que lleva en ella tu nombre,

besos y caricias que escriben nuestra historia cada noche,

suavidad que siento al tocar tu tersa piel,

me envuelvo en tus brazos y saboreo pequeñas gotas de tu miel.

 

Cada momento nos llena más de amor y alegría,

te amo, te quiero, mi hermosa niña,

me besas con ternura, tímida y a veces enmudecida,

pronuncias palabras de amor, me demuestras cuánto me amas vida mía.

 

“Nos perdemos en nuestro amor que nos lleva junto a la luna, volvemos realidad nuestros románticos sueños, extiendo mi nombre y el tuyo por todo tu cuerpo, acariciando tu tersa piel definiendo la noche en tu tez de aceituna.”

Comentarios1

  • Cattleya trianae

    Me encanto,, pasión inmensa que lleva tu nombre,, .. besos y caricias que escriben nuestra historia,,, te felicito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.