Sol Naciente

Una nueva persona

En aquellos momentos

En los que el camino

Había desaparecido,

Permanecía perdido,

Sin señales, buscando

Un nuevo destino…

 

Por mucho tiempo

Mi corazón no pudo

Ver y estuvo ciego...

En un extraño poema

Escribiría su sentir

Esperando que alguien

Lo lograra comprender…

 

Tantas noches desvelada…

Mas mi mirada permanecía

Nublada y empañada

En antiguos recuerdos

De un dulce pasado

Que jamás volvería…

 

Cuando las lágrimas

Inundaban mi mirada…

Cuando el silencio

Se instaló en mi garganta…

Cuando la realidad

Ahogaba mi corazón,

Grité auxilio en silencio

Busqué un refugio…

 

Poco a poco me levanté,

 con la realidad me enfrenté…

Si bien el sol no pude ver,

Distintas estrellas me guiaron,

Me dieron fuerzas y de alguna

Manera mis heridas fueron sanando…

 

Ahora que el tiempo

Un poco me ha curado…

Puedo levantar los ojos

Mirar el camino pisado,

Y decir que por fin, he aprendido…

 

No se pueden evitar las caídas,

Ni los momentos de oscuridad,

Solo es cuestión de voluntad,

Enfrentar la realidad

Y pelear por nuestros sueños…

Pues no existe abismo que no

Seas capaz de superar…

 

Nada sucede por casualidad,

Cuando el sol está nublado,

Siempre se presenta una estrella

Que nos guiará en nuestro camino…

 

Ahora que el tiempo ha pasado,

Puedo decir que gracias a ellas

Desperté y retomé mi camino…

Me dieron fuerzas y esperanza,

Me recordaron que tenía alas

Para volar y soñar…

 

Comentarios3

  • vincen

    No se pueden evitar las caídas,

    Ni los momentos de oscuridad,

    Solo es cuestión de voluntad,

    Enfrentar la realidad

    Y pelear por nuestros sueños…

    Pues no existe abismo que no

    Seas capaz de superar…


    qque alegria ser el primero amiga maravilloso poema que te deja una gran enseñanza

  • Andrés Mª

    Nos dejas en tu bello poema, con mucha musicalidad, todo un aprendizaje, duro pero esperanzador, que te permite saber que puedes y debes volar...
    Todo un placer haberlo disfrutado.
    Abrazos.
    El Poeta del Amor

  • PINONA

    Siempre, a todos, en algunas ocasiones se nos rompen nuestras alas, y sólo unos pocos son capaces de, tras el período de recuperación, generar nuevas ansias de volar y descubrir nuevos horizontes. Eso es la fuerza interior de cada cual, y que por desgracia, no todo el mundo tiene.

    Un fuerte abrazo,

    Pinona



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.