rouz64251

LA VIRTUD Y EL VICIO



La virtud y el vicio compaginados

En la cualidad envuelta en defecto

Enterrada en un hombre desterrado

Relegado a un mundo imperfecto

 

Como una broma de muy mal gusto

Se sembró una incógnita en la mente

Trayendo tragedia y también sabiduría

A veces querida, a veces inconsciente

 

Arrastrando al alma hacia la soledad

El entendimiento se vuelve otra carga

El miedo que acompaña a la sobriedad

Cuando la razón, al cuerpo, embarga

 

La solución a los problemas mundanos

Abre la puerta a aquellos existenciales

El conocimiento marcado en las manos

Nos lleva a los parajes más demenciales

 

La tranquilidad de abandonar el instinto

Se vuelve una antesala para el infierno

Para aquella cárcel, despiadado recinto

En que el relativo es constante invierno

 

Las ideas convertidas en filosas dagas

Con punta plateada pero envenenada

Llenando el cerebro de dolorosas llagas;

Las respuestas forman una encrucijada

 

La virtud de añorar el conocimiento

Convertida en vicio ante su infinidad

La verdad de la finitud es un lamento

Ante lo incomprensible de la oscuridad

 

Y es que la flama es tan insignificante

Para encender la noche desconocida

Que el alma se torna fantasma errante

Y poco a poco va quedando dormida

 

Sueño que la envuelve en un capullo

Protegiéndola del frío del universo

Que reniega darle aquello que es suyo

Otorgarle el origen de sus versos

 

Darle la brújula de su incógnito origen

El significado que tiene su miserable vida

Y la mantiene jugando en un sinsentido

Hasta arrancarle el aliento, desprevenida

 

La virtud y el vicio de buscar los secretos

Que se esconden en la caja de pandora

De revelar el horizonte presentado incierto

Para darle al alma, eso que tanto añora.

 

Andrés Ruiz H.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.