VICTOR VIRGINIO CONTRERAS ARROYO

¡OH MUJER!

                     

Una mujer que crece mirada en los ojos,

horizonte de igualdad,

y no cava su tumba en los turbios pregones

para seducir sus encantos,

se sacude y desliza su alma,

su cuerpo

como humano consejo

en  justa esperanza de vivir mejor.

 

Vale por diez hombres que no tienen valor.

 

Una mujer que teje lluvia

como alimentar a los sedientos de su barrio

llegando a sus 18 agostos,

libre como canto de paloma,

Pura como rondín milagroso

             y

levanta  su índice

a preguntar o contestar

académicos  saberes

sin súplicas y desganos…

 

Vale por veinte hombres que no tiene valor.

 

Una mujer que brilla principios

de humana mirada,

de perfil

                y

                   de frente

como rosa encantada

Y no  sean sus pétalos rasgados

por apetito de máquina-sexo

 

Vale treinta hombres que no tienen  valor.

 

Una mujer que canta a sus hijos

al doblar la esquina del día,

en la cintura de la noche

           O

al levanto del día

de su gallo cantarino primor

y sin queja

suda su peso de madre

Riendo,

Silbando su honor…

 

Vale por cuarenta hombres que no tienen valor.

 

Una mujer que administra

 sus besos en sentimientos

marcando un metro de la pasión

y saca lustre a sus piernas

en el trajín conmovedor del deber.

Aquella que sabe:

                  como tocar campanas

                   como deslizar su sueldo

y hervir su sangre en el gusto

del

        divertir,

en abrazo fraterno

sin vender sus caricias

por placer o comer más frijol…

 

Vale por cincuenta hombres que no tienen valor.

 

Una mujer que ama,

Aunque todos la traicionen,

Aunque duela su recuerdo,

            O

llore por el padre

del hijo que dejó…

Pero sigue

Escalando humana forma de amar.

 

Vale por sesenta hombres que no tienen valor.

 

Una mujer que teniendo poco

      O

tal vez

el doble de ese poco

abriga a sus hijos

¡ Madre soltera ¡

que las promesas del  ¡Te amo ¡

la dejaron… y aun así

sabe escribir

el nombre de sus hijos,

morirá llena de besos

en los labios que supo formar…

 

¡ Esa ¡ vale medio mundo de hombres que no tienen valor.

 

 

La mujer que siendo

lo que su vestido encierra

Se fortalece

en conocimiento universo de su yo,

De los dos y

De los todos

Que no tienen trapo

en que a guarecer su pobreza

y extiende su palabra,

su mano dedos

para reventar su alma

en la felicidad de todos

como punto infinito

de todos los puntos  del ser…

¡Esa!

Vale un mundo entero… de todos

los hombres que no tienen valor…

 

Comentarios2

  • pisuca

    Y ese hombre que eleva a su genero por sus agradecidas letras y de puras verdades, aunque no todas las mujeres son iguales pero como ya sabemos de todo hay en la viña del señor como dice la canción .
    Yo como madre soltera que alimenta y sustenta y mira al cielo con amor... yo te digo eres hombre pero más un compañero que sabe entender lo que es valor .
    Bella poesía, si señor !!! .
    Mis saludos.

  • la negra rodriguez

    Muy hermoso poema Virginio, le das valor a esa mujer que sabe bregar día a día y mezcla amor sacrificio y dulzura.
    besos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.