Pachuco

El Ciego

Me enamoré de una mujer
que sólo para su placer

me utilizaba

 

Por ella espié a otros
de quienes capturaba noticias
que le daba cual fiel eunuco

 


Y protagonicé mil hechos de cama
donde traté de darme muerte
o de vivir vidas ajenas,
todo por esa mujer

 

 

Que me hizo creer que me amaba
y que sólo me usaba como su coartada

 

Fue por ella que acepté usar collar de perro
y ser vestido de mil ridículas maneras

 


Por ella que hasta hice de predicador
bombero, gasfiter y fruta de estación
pese al dolor intenso que me causaban
las transformaciones

 

Su abuso llegó al punto
que le serví de orinal
y sus escupos me supieron a gloria
y lamía la punta de sus zapatos

 

Hasta que puse fin a ese martirio
y me arranqué los ojos
en un súbito arranque de cólera
vaciando las cuencas hasta el hastío
para no verla jamás

 

Desde entonces estoy aquí, bastón en mano
rogando por unas monedas, señorita

 

Comentarios3

  • De Marco Liliana

    Gracias por hacer de un sentimiento un poema como este, lo felicito y rindo mi reverencia a su alma y a su pluma

    Un abrazo

    Bendiciones

    Lilian

    • Pachuco

      Liz, muy gentil en leerme y mucho más en bendecirme. Saludos

    • Angel ¡123!

      "Desde entonces estoy aquí, bastón en mano
      rogando por unas monedas, señorita"

      Humilde y falderito amigo te das muy duro...jejejeje

      DIOS TE ABRACE EN BENDICIONES.

    • Pachuco

      Ángel, gracias por leerme. En lo de faldero, amo el regazo femenino. Tomo las bendiciones y el abrazo. Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.