Irenebe

Isabella

Cada mirada tuya,
 cada pasito que das,
cada risa de ángel
 llena mi alma y llama a mi paz.
Eres el sol de mi vida,
eres mi estrella de luz;
 Pequeño ángel bondadoso
 llegaste a darle dirección a mi camino.
Tú,
de rizos dorados,
de cálidos ojos,
de suave textura
de alma limpia y pura.
Mi pequeño ser de luz
que ilumina mi vida,
eres una bendición
que me llena de alegrías cada día.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.