Jef

Gravedad

Se desploma el telón
ante la impotencia
cerrando por siempre
el espectáculo.


Muere exhausto
el actor de tal obra
que florecía en el desierto,
que emanaba agua
saciando la sed hecha
universo.

Cae todo el peso
de mil años
en una frágil noche
que no resiste,
como puente de paja
como muro de polvo

Que no hable el silencio.
Que no se atreva a convocar
al destino.
       ("Uno, dos y hasta tres
         -quizás más- fueron
        los presagios de pájaros negros.")

!Porque no!
No hay más hoy
ni  mañana.
Sólo hay uno
empapado de muerte

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.