il peccatore

MI MUERTE

 

Presiento el momento en que me llevas.

Como besas mi piel y enfrías mi alma,

Con un deseo incontenible de posar en mí, negra mariposa.

Te acercas con una sonrisa triunfante, sin compasión.

 

Llevas un andar lento y cauteloso…

como el más experto de todos los ladrones...

Eres sigilosa, no tienes deseo de que te vea,

Te asusta la idea de que trate de luchar contra ti.

 

Sin embargo, tu mente senil no se imagina

Que llevo mucho tiempo esperando por ti,

E incluso me han salido canas verdes en el alma

Sentada sobre esta cama y deseando verte llegar...

 

Una navaja cuyo sabor es dulce como la miel

Y a la vez tan amargo como la hiel, afronta mis venas.

Tú te aproximas, sin detenerte y cada vez más me helas...

Sabes?... nunca me imaginé que fueras tan bella!

 

Aquellos, duermen más profundo de lo que lo hare yo.

Ellos  pensarían que duermo mientras dejo mi cuerpo…

Te llevas el último aliento, el que me queda si aire…

Te escucho al sentarte en mi cama. Te escucho,  me llamas.

 

Me arrancas la vida con una facilidad indescriptible

Te llame temprano, por fin llegas a “robarla” de mí.

Y sin embargo amiga, confieso, no siento nada!

Debes saber… que hace mucho que no estoy aquí.

 

Comentarios2

  • Leonardo Gayosso

    Me deja sin aliento el leer estas palabras.
    Saludos

    • il peccatore

      Gracias por tu comentario Leonardo, me agrada que te guste mi poema. Un abrazo.

    • Jareth Cruz

      la fuerza del pirucho! me quede sin palabra

      • il peccatore

        Hahahahaa. Que bueno que te guste!!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.