guivel

AROMAS

AROMAS

 

 

Mil olores brotan de su pelo

qué, mágicos me transportan al pasado

cuando en esa noche de incesante anhelo

arrasé tu cuerpo cual tornado.

 

Recuerdo en tu espalda, aquella senda

que sin señales llevábame a tu alma,

la redondez de la cadera como ofrenda

al final de la batalla, viento en calma.

 

La curva de la espalda, reprimida

ansiosa de mis labios la caricia

me pierdo en ese monte cual suicida

 

Y ahora, en los finales de mi vida

vuelve el recuerdo fresco y me acaricia

fortaleciendo mi alma, ya vencida.

 

 

Guivel



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.