RICARDO ALVAREZ

PAIS de CHUSMA -- de ANUARIO

 

Mueve la comparsa su cadera de baile y lentejuela.

La pasista inunda los forasteros ojos  sedientos de nalgas ambulantes,

el termómetro eleva su calor de aire al apetito de la carne.

El taquero vigila en celo la miel de los muslos derramados y

el adoquín de San Telmo extraña el fuelle de Pichuco,

los bares de Pompeya la gola de Goyeneche.

El status de atavío suena en Quo de los setenta,

la luna eclipsa su lozano borde de Floyd.

El intendente revisa su agenda de numero,

resta los haberes y multiplica los debes o viceversa...

¡Qué mas da!

Si regresa de tres prostibulos y una borrachera.

El sentado en la silla del gobierno ruega al león le traiga su Diosa de melena joven porque Malena cantó su último tango en el tiempo de la viruta.

Los anegados ojos de libido siguen su senda de cadera,

la diminuta esfera de sus pupilas no ve mas que la pulpa y

la sombra negra del pensar oculto se limite al carnal.

El morlaco y su mosaico extranjero expatriaron el barro

y la acuarela de verde papel reemplazo a la patria.

En los locales de duplicados cristales se “quema” la violeta,

la miel de la pura abeja blanca no cotiza en mercado

cuando el tasador baja su martillo en la bolsa de la 25

y sus viejos prostibulos marineros caminan a la Rosada.

La plegaria a una muchacha dejó la mañana campestre a la historia.

Trocó sus valores el hippie comprando iglúes en Mongolia y

locales del once ortodoxo para soplar merca de baratija.

El buda porteño disipó su primer puteada en ché,

El sexo confundió el metal de la moneda y olvidó la simpleza del amor.

Dobló el reloj su aguja de esfera en la plaza de los Ingleses

donde circunda el ave meretriz su  confundido canto de vereda

con la verborrea del paisano derrotado al limite de la botella.

La manga blanca pitó su grito a la vieja y la  descortés gorra pidió la limosna del bacalao.

Abrió lenta su bragueta el cura del pueblo citadino,

cuando la bípeda mariposa mostró la variedad de sus coloridas nalgas

y la inmaculada chusma envidiosa inicio en el estrado una querella.

 

Comentarios2

  • GITANA DULCE

    Uyyyy hermanito la envidiosa soy yo por leer este bello poema y no poder hacer algo igual...
    abrazos de Maria Rosa... tu hermana del alma....

  • STELLA_CRISTINA

    MUY BIEN PLASMADO TU PENSAMIENTO EN BELLAS LETRAS . TE ABRAZA.. STELLA



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.