Eduardo Urueta

Estaba el mundo

Estaba el mundo galardonado
El ferrocarril no supo de las vías
Estaba el mundo galardonado
El cuerpo lo dejaron muerto y solo
Estaba el mundo galardonado
El café se derramó en la mesa
Estaba el mundo galardonado
Se esquivaron la mirada con navajas
Estaba el mundo galardonado
Nadie se vestía con laberintos
Estaba el mundo galardonado
Todos creyeron en la molécula
Estaba el mundo galardonado
Los padres, hicieron bien en matarlos
Estaba el mundo galardonado.

Estaba el mundo galardonado
La sed maya de los años, se siente
Estaba el mundo galardonado
El reloj es una pisada bestial
Estaba el mundo galardonado
Deseaba el sol, extraviarse, volverse.
Estaba el mundo galardonado
Látigo para todas las legañas
Estaba el mundo galardonado.

Mundo naúfrago, aguja que muerde
la niebla terrestre, nubla diamantes
Este escudo de plumas no nos sirve
Ni la rendija de un silencio sordo.

Nos sirve la luz, decir el secreto
Apuntar la boca. Sentir la boca.
El otoño siempre tiene azúcares
Y el invierno es el polvo, el galardón.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.