shoss

La ley

Ya no pudo soportar la fuerza de la tormenta;

desprendióse de su tallo y la arrastró la corriente,

mezclándose entre basuras y desechos malolientes

perdió su hermosa figura que admiraron muchas gentes,

con sus hermosos colores y frescas mieles presentes.

Nada la pudo salvar, otra más... No tuvo suerte.

El tiempo no se detiene y nos arrastra inclemente.

Bella flor fuiste algún día entre la ley del más fuerte

y no fuiste trasplantada; otra flor tuvo más suerte.

Comentarios1

  • gallicida

    me ha gustado mucho!
    un saludo!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.