acasoescritor

SONETO XV

 

Corazoncito mío, la templanza

se me atenúa al sopesar tu ausencia

pues lloro compungido en obediencia

al azotón de la desesperanza.

 

Sin tí no sé que hacer pues la bonanza

desfavorece con su indiferencia

al alma mía devota en esencia

a tus amores bajo trato y fianza.

 

Así que póngome a pedir clemencia

al cielo, a todos; bienaventuranza,

 la cual ansío en calidad de urgencia.

 

Mas, aunque gano en impedir tardanza,

pierdo también entro de mi emergencia

la fe, las fuerzas, la paz, la confianza.

 

 

 

 

Comentarios1

  • Jareth Cruz

    eres un gran poeta!
    eres un gran escritor!
    que hermosas letras
    me llevare a mi cajon.

    muy buenos tus sonetos,
    mis respeto.

    • acasoescritor

      Gracias otra vez, Jareth, cuidate. Un abrazo afectuoso.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.