Esencia

LA VID DE TUS VENAS



No dejes quieta la inquietud de pronunciarme,
vuelca la sangre en el vuelco de mi alma,
sube mi falda con el fuego de tu hambre
y al susurrarme, que la pasión nos arda.

No esperes que la espera sufra desespero,
pellizcame muy lento con la saliva de tu boca,
arráncale las hojas al libro que no entendemos
para saciar el sabernos con el verso que provoca.

No cierres los ojos de la vid de tus venas,
deslízate y que sea el amor quien se exprese
mordisqueando mi fiebre que por ti se enferma
deseando tu esperma sea quien la sede.

No encarceles los pinceles de mi deseo
dales el vuelo que tus manos custodian
desrizando la memoria para peinarla de nuevo
con el alma en fuego y la lengua en gloria.

No permitas permisos ni promesas adelantadas,
démosle alas a la improvisada aventura,
deslízame la luna cuando la cremallera baja
y la libido nos haga sobrepasar su altura.

Esencia

Comentarios1

  • YUBISAY MORALES.G.

    MUY ERĂ“TICO DE VERDAD,ME GUSTA TU ESCRITO.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.