GILDA

KEKO



Llora el perillo

por no poder estar cerca de sus amitos

 

Se desvive de alegría

cuando nos recibe al llegar a casa cada día

 

 

Mueve su agitada cola, exprensando su contento

Hacia sus padrastros  dueños

 

Keko, perrito prestado por una semana

Te oigo llorar por las noches 

 echando de menos a tu ama

 

Pero te noto dichoso

cuando jugamos con nuestras manos y tus patitas

a saltar y hacer cosquillitas.

 

Los niños no están

como jugarían todo el día,  como te disfrutarían

Con que cariño te tratarían,

Y tu notarias que son niños todavia

 

Como tu pequeño perrito, de corta edad,

con ganas de jugar.

 

Mueve tu colita Keko, dame tu patita,

y te regalaré un caricia.

 

"DALE VIDA A TUS SUEÑOS AUNQUE TE LLAMEN LOCO, NO LOS DEJES QUE MUERAN DE HASTIO POCO A POCO, NO LE ROMPAS LAS ALAS, QUE SON DE FANTASÍA, Y DÉJALOS QUE VUELEN CONTIGO EN COMPAÑIA. " M. BENEDETTI



 

 

Comentarios1

  • GILDA

    Todas las cosas, y seres merecen un poema, aunque sea un perrito.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.