Leandro Rodríguez Linárez

(Intitulado XXXIX)

Deja que mi recuerdo entre en ti como un firmamento sumergido, deja que este corazón natalmente endosado circule por tus venas como un universo prolongado y sin tregua, en la sensata locura de amarte mujer. Deja que entre en ti y cierra las puertas de tu alma, que cada sol enterrado propicie las nupcias de nuestras sangre, en esto que llaman distancia, en esto que llaman amor.

LRL

8-7-2011



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.