Augusto Nahuel

Timón de los audaces

Timón de los audaces

 

El mundo es el timón

de los audaces;

rapaces que manejan con arrojo

manojos de palabras incapaces,

de frases

e improperios como abrojo.

 

Enojo de mi alma en esta fase

manchase y digo

sólo que a mi antojo

y enojo espero yo que al fin se anclase

y pase a este mar vil

de los despojos;

 

que el flojo

no merece mis tristezas,

rarezas, neurastenias plañideras;

y espera que te espera

el alma mía

 

la vía de otro mundo

que ya empieza

y reza con la fe y con la osadía

que mía

quede aquí la calavera.

 

Augusto Nahuel 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.